LA BELLEZA: Cuestión de Armonía

 

Fue Leonardo da Vinci en el siglo XV el precursor de las proporciones perfectas, del hombre ideal. En su “Canón de las proporciones humanas” determinaba con exactitud las medidas de cada una de las partes del cuerpo. Eso sí, basado en las medidas arquitectónicas que diseñó Vitrubio.

Sus reflexiones, sin embargo, no se extrapolaron a la mujer, así la perfección de sus medidas a lo largo de la historia, se ha ido entendiendo de manera diferente en función del momento.

Hasta la fecha, como “medidas perfectas” se han entendido las famosas 90-60-90, que han regido como tales gran parte del siglo XX y lo que llevamos del XXI, pero… parece ser que una teoría promovida por una famosa firma de lencería va a destronar dichas “medidas perfectas” entronizando unas, que a nuestro modo de ver son muy razonables, basadas en la “proporción aúrea” -sobre la que ya teorizaban los artistas de la Grecia clásica y que consideraban la perfección física-.
La “proporción aúrea” dice: “Lo pequeño es a lo grande como lo grande es al todo”. En resumen, que nuestras medidas deben de ir en sintonía con todo nuestro cuerpo.

El nuevo estudio toma como referencia una serie de medidas y así, multiplicando, sumando y dividiendo, se determina la cifra de cada mujer. Cuanto más se acerca el resultado a 1,618, más armónico es el cuerpo, siempre, claro, de acuerdo con esta teoría.

En cualquiera de los casos, lo que sí es cierto, confirma el Doctor Sancho miembro de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (Secpre), es que buscar la proporción es una de las claves en esta especialidad.

En la Unidad de Cirugía Plástica y Estética del Dr. Sancho se siguen unas pautas muy claras:

  1. En primer lugar, hay que escuchar al paciente, entender el problema y/o la necesidad que plantea.
  2. Estudiar las posibles soluciones que se pueden presentar ante el mismo.
  3. Decidir cuál es la más adecuada de todas ellas para este paciente en concreto; para lo cual, se lleva a cabo una exploración completa, además de toda una exhaustiva labor de documentación, acerca de su estado.

No se puede dejar ningún cabo suelto, toda la información es relevante a la hora de obtener unos resultados óptimos.

Por supuesto, toda esta labor ha de estar en manos siempre de profesionales que cuenten con la titulación correcta, además de la habilidad y de la capacidad para llevar a cabo todas estas acciones.

Un claro ejemplo de todo ello, son sin duda las operaciones de aumento de pecho, una tipo de intervención de las más solicitadas.

En estos casos, hay quien desea un pecho enorme, que probablemente no sea armónico y que resulte desproporcionado y no natural. ¿Esto está mal? Según el Dr. Sancho, se trata de una cuestión de gustos, y sobre los mismos, no vamos a pronunciarnos. Lo que sí debemos de comentar es cuanta mayor sea la desproporción, mayor será el índice de complicaciones que surgirán con el tiempo, y que la paciente deberá conocer y asumir.

Por ello, en Clínica Sancho huimos de este tipo de resultados desproporcionados en las operaciones de aumento de pecho, porque además de que no nos gustan por “poco naturales” –a nuestro modo de ver-, no nos dan la seguridad a largo plazo que queremos para nuestros pacientes.

Así pues, si lo que desea es un pecho proporcionado, el Dr. Sancho puede ser el profesional que busca; en caso contrario, Clínica Sancho prefiere no intervenir.

Resumiendo: cada día se va entendiendo más por perfección o belleza, la armonía, la proporción de las partes con el todo.
De la misma manera que cada vez se tiende más a una belleza acorde a la edad de cada cual, frente a “eternas juventudes”, que también resultan artificiales y poco naturales.
Pero este es otro tema (rejuvenecimiento) del que ya hablaremos en próximos “post”.


Dejar respuesta

Su email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *





UCP Dr. Sancho
654 140 262
info@ucpestetica.com

© Copyright 2003. Todos los derechos reservados.

Política de cookies. Términos y condiciones.